Hace ocho días que es un misterio el paradero del pequeño avión que partió de San Fernando hacia Formosa. La última comunicación que hubo fue el domingo, en la zona del Delta. Dese ese momento no se sabe nada de los tres ocupantes de la aeronave Facundo Vega, el copiloto, Matías Aristi, el hijo del dueño del vehículo, y Matías Ronzano, el piloto. Esta tarde el organismo oficial de aviación confirmó que se intensificó la búsqueda.

En el comunicado de la Administración Nacional de Aviación Civil se confirmó que debido a la situación meteorológica, y por motivos de seguridad "se limitaron las operaciones de los medios aéreos, realizando vuelos solamente helicópteros oficiales"..

La principal hipótesis que hay hasta el momento es que la aeronave Mitsubishi matrícula LV-MCV pudo haberse caído en el Delta. Es por eso que se aumentaron las tareas de rastrillaje a través del agua, sin descuidar la búsqueda por tierra y aire.

"Por agua se mantiene la intensidad de la búsqueda con patrullas de reconocimiento de Prefectura Naval Argentina y Armada Argentina, que recorren con distintos tipos de embarcaciones las zonas asignadas. Algunas de estas lanchas y barcos se encuentran equipadas con tecnologías que permiten la detección de objetos sumergidos", apuntó el escrito.

Los principales datos para tener en cuenta del avión desaparecido

El avión de la empresa de servicios agropecuarios Aibal S.A. recorrió solo 17 kilómetros desde el aeropuerto de San Fernando, durante cinco minutos, hasta que no tuvo más contacto con la Torre de Control. Se dirigía a la localidad de Las Lomitas, en la provincia de Formosa. Además de las autoridades navales y aéreas argentinas, Uruguay también se sumó a la búsqueda.

Del lado argentino, buscaban al avión helicópteros de la Fuerza pública, de la Administración Nacional de Aviación Civil y 10 aeronaves civiles. También se llevó adelante un rastrillaje por tierra con patrullas de Gendarmería y por agua con lanchas de Prefectura.

La desesperación de la familia de los ocupantes del Mitsubishi matrícula LV-MCV crece día tras día. "Cada avión que escucho en el aire, pienso que es él que vuelve. Me siento una tonta porque no puedo hacer nada más. Solo puedo rezar", aseguró en una entrevista con TN, la madre del piloto.

 

TN.-

Top