Aún se buscan a los culpables de este lamentable hecho que ocurrió en septiembre del año pasado y en el se asesinaron a cuatro niños en total en el sur de Brasil.

Un argentino es buscado como uno de los sospechosos del crimen durante un “ritual macabro” de dos niños que el año pasado fueron encontrados descuartizados en las afueras de la ciudad brasileña de Porto Alegre, en el estado Río Grande Do Sul, informaron hoy fuentes policiales de ese país.

Según la prensa local, el hallazgo de los cuerpos desmembrados ocurrió el 4 de septiembre de 2017, dentro de bolsas plásticas y cajas de cartón, en el barrio Lomba Grande de Novo Hamburgo, en el Valle del Sinos, en la periferia de dicha ciudad del sur de Brasil.

Tres días después, los investigadores policiales determinaron que se trataba de los cadáveres descuartizados de un niño de 8 o 9 años y de una niña de entre 10 y 12, quienes aún no pudieron ser identificados.

El delegado Fabio Motta Lopes, director del Departamento de la Policía Metropolitana (DPM) de Porto Alegre dijo en las últimas horas a Radio Gaúcha que en un primer momento se creyó que las víctimas podían ser brasileñas, pero con el devenir de la investigación se inclinaron por la hipótesis de que eran extranjeros.

En ese sentido, el jefe policial indicó que “hay elementos” que apunta a que los niños son argentinos aunque aclaró que es “prematuro” sostener que las víctimas podían ser oriundas de las provincias de Corrientes o Misiones.

Asimismo, Motta Lopes afirmó que uno de los tres sospechosos que son buscados por la DPM es argentino y sería “discípulo” del “Brujo”, el principal acusado de los cuatro detenidos que ya hay por el caso.

Además, el jefe policial señaló que el argentino -cuya identidad no brindó- también residió durante un tiempo en Novo Hamburgo.

Respecto a las características del hecho, Motta Lopes contó que se trató de un “ritual macabro” y que, entre otros elementos, llegaron al denominado “Brujo” y los demás sospechosos a partir de “informaciones anónimas”.

Y en cuanto a las víctima, el jefe policial aclaró que “no saben quiénes son” todavía y que por ello solicitaron informaron a las fuerzas de seguridad argentinas y de los otros estados federales de Brasil sobre casos de niños desaparecidos desde mediados de 2017.

EL TRIBUNO.-

Top