Luego de permanecer "encerrado" en el edificio, el jefe partidario se retiró y dijo que este miércoles presentará la apelación ante la Justicia. La jueza Servini de Cubría había nombrado a Barrionuevo como interventor. 

Luego de varias horas de tensión y tras permanecer “encerrado” en su oficina, José Luis Gioja dejó la sede del Partido Justicialista nacional después de que la Justicia nombrara a Luis Barrionuevo como flamante interventor. Negó que se hubiera "atrincherado" y dijo que este miércoles apelará la decisión judicial.

"Nos vamos ahora porque terminamos de trabajar. Mañana (miércoles) vamos a venir acá y si hay policías, iremos a otro lado. No estuve atrincherado", dijo Gioja minutos antes de abandonar la sede y rodeado por efectivos policiales.

"Lamentamos lo que está pasando, no lo creamos nosotros. Lamentamos que en vez de estar discutiendo los problemas del país, la policía esté reprimiendo", apuntó Gioja.

A raíz de la denuncia que había presentado Luis Barrionuevo, flamante interventor, la Policía Federal llegó a la sede y evitó el ingreso de los militantes, por lo que se vivieron momentos de tensión en la vereda de Matheu 130. Además, el juez federal de turno, Marcelo Martínez Di Giorgi, instruyó a los efectivos para el posible allanamiento y desalojo del lugar.

La jueza Servini de Cubría había decidido la intervención del Partido Justicialista nacional y designó como interventor judicial al líder del gremio gastronómico. El histórico sindicalista deberá "producir los actos necesarios tendientes a la normalización partidaria".

Pero esa misión no pudo realizarse de inmediato: el líder sindical denunció que Gioja "se encerró en una oficina, no quiere hablar y dice que van a apelar. Yo asumí la intervención y por eso vamos a pedir su desalojo". Así, Barrionuevo se dirigió a la seccional 6° de la Policía de la Ciudad, en Monserrat, para pedir el desalojo de Gioja y el resto de los miembros de la conducción partidaria que resistían en la sede del PJ.

Fuentes policiales informaron que chequearon la negativa del diputado Gioja de abandonar la sede y dispusieron la implantación de un cordón policial que impidió nuevos ingresos al local partidario. Hubo momentos de tensión y forcejeos entre los efectivos, los militantes y algunos periodistas que quedaron en el medio.

 

"Si quieren entrar, que tiren la puerta". Mezcla de humorada y de advertencia, esa había sido la respuesta que se escuchó en la oficina de Gioja ante la confirmación de que había una consigna de la Policía de la Ciudad en la puerta de la sede.

Gioja, que más temprano habló con Luis Barrionuevo, permaneció dentro del edificio junto a varios dirigentes y a un grupo de casi un centenar de militantes. Por la tarde ingresó Leonardo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas y vice del PJ, y también se hizo presente Gustavo Menéndez, presidente del PJ bonaerense. Otros que estuvieron fueron el ex intendente de 3 de Febrero, Hugo Curto, la diputada Cristina Alvarez Rodríguez, la senadora Pilati de Vergara y la diputada de San Juan Sandra Castro.

También el dirigente Nicolás Rodríguez Saá y militantes de la JP, que armaron un cordón en la puerta de ingreso para bloquear el ingreso de los efectivos de la policía de la Ciudad.

Más temprano estuvo el diputado Guillermo Carmona y el apoderado Jorge Landau.

En paralelo, Horacio Ferro, abogado de Barrionuevo, que fue patrocinante en la demanda que derivó en la intervención, fue a la comisaría 6ta para que se hiciera cumplir la orden de desaojo de la sede partidaria.

"Hay una clara intromisión del presidente Macri en la vida del Partido Justicialista", denunció el diputado y presidente desplazado en la puerta de la sede histórica del PJ. Y luego repitió: "¿Estaba atrincherado? Los peronistas no usamos esos términos. Nosotros estamos atrincherados tras las banderas de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, ahí estamos atrincherados junto al pueblo argentino".

"Barrionuevo no es afiliado del PJ. Está afiliado a un partido provincial en Catamarca", le dijo el diputado a Clarín. Pasadas las 21.30, Gioja se retiró y prometió continuar con la apelación a las 7.30 de este miércoles.

CLARIN.-

 

Top