Algo menos de media hora. Ese tiempo le bastó al presidente Mauricio Macri para mostrarse como un rockstar, recibir mensajes de aliento de una multitud y dejar un mensaje: volver a calificar como "un impuesto no inteligente a las retenciones" y pedir que, como el campo, el "resto de las industrias acompañen" la tarea de exportar más.

 
 

Ese balance dejó la visita del presidente a la Exposición Rural de Palermo, que incluyó una recorrida por el pabellón de bovinos, un paso por el de equinos y luego por el sector de la maquinaria agrícola. Como el próximo sábado, día de la inauguración oficial, va a estar regresando de Sudáfrica, el Presidente optó por visitar hoy la muestra.

Después de los rumores sobre un freno en la baja de las retenciones a la soja, que se están reduciendo un 0,5% por mes, el jefe de Estado volvió a remarcar, como ya lo hizo ante la Mesa de Enlace, que no piensa realizar cambios.

"Ya he dicho con claridad que creo que no son un impuesto inteligente, y que no favorecen a lo más importante que tenemos que es exportar cada día más, porque eso genera trabajo para los argentinos", afirmó. Además, le habló en simultáneo al campo y a otros sectores de la industria. Del agro dijo que "lideró la tarea de exportar" y agregó: "Tienen que seguir acompañando el resto de las industrias".

 
 

Si bien como jefe de Gobierno porteño Macri había caminado la muestra en otras ediciones, y en los últimos dos años solo estuvo en el acto de inauguración oficial, hoy la recorrió como presidente. Como Macri, el último jefe de Estado que había visitado la exposición para recorrerla entre el público fue Néstor Kirchner en 2004.

Puntual, a las 17.25, el Presidente se asomó por el sector de lavadero de bovinos, justo atrás donde están las razas Brangus y Limousin. Había ingresado por Cerviño. Desde hacía varios minutos, una multitud lo estaba esperando. Sigilosos, personal de seguridad del Gobierno y privada del predio iban y venían. Apenas apareció por el sector bovino junto al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, el presidente de la Rural, Daniel Pelegrina, y el secretario general de la Uatre (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores), Ramón Ayala, la seguridad armó un cordón humano.

 

En el camino se acercó para saludar hasta donde estaba el coordinador de la Mesa de las Carnes, David Lacroze, con quien tiene una larga amistad. También estaba allí Alberto Ruete Güemes, un productor que en las próximas elecciones de la Sociedad Rural Argentina (SRA), en septiembre próximo, competirá contra el actual presidente Pelegrina. Macri también saludó afectuosamente a Ruete Güemes y a Marcos Pereda, su candidato a vicepresidente.

En medio de un tumulto de gente que se iba haciendo cada vez mayor, el jefe de Estado enfiló para el sector donde están los animales de la raza Angus. Allí fue hasta el lugar donde están los reproductores de la cabaña Huaca Curú, que impulsó su tío, ya fallecido, Jorge Blanco Villegas. "Vamos a ver los animales", le dijo Marcos Córsico, administrador del establecimiento, al Presidente según reveló después.

 

Se sacó una foto y de nuevo siguió la marcha. De nuevo otra vez con una multidud y personal de seguridad que forcejaba para frenar a quienes buscaban acercarse. En un momento, en el pabellón equino, vio una yegua de polo de Haras La Angélica afuera de su box. Saludó a quien la estaba cuidando y lo felicitó por el estado del animal.

Ya en el pabellón de maquinaria agrícola, Macri sintió todavía más de cerca la algarabía de la gente. Comenzaron a escucharse desde algunos "vamos Mauricio" hasta varias veces el latiguillo de campaña "sí se puede, sí se puede". Había productores, expositores, pero sobre todo público en general que no está vinculado con el campo.

Macri solo se detuvo en el stand de maquinaria agrícola de Mainero, una fábrica nacional con sede en Bell Ville, Córdoba, que emplea a 500 personas.. A la empresa le habían avisado desde el Gobierno que el Presidente iba a estar en el lugar.

Allí, de nuevo en medio del tumulto, Macri realizó esas breves declaraciones sobre las retenciones y el aporte del campo para la exportación. La gente había copado el stand. Había muchas personas subidas en un cabezal para la cosecha de maíz que aprovechaban la altura para sacar fotos al Presidente. Tras la breve visita, la gente en el lugar lo despidió de nuevo con el «sí se puede».

"Nos puso contento que venga a recorrer la muestra", dijo Nelson Lambertini, presidente de Mainero. "Hemos apoyado a este Gobierno; son unos meses difíciles después de la sequía, pero hay buenas perspectivas si el clima acompaña", agregó.

Para el presidente de la Rural, la visita del Presidente dejó un saldo positivo. "Volvió a refrendar su compromiso y manera de ver las retenciones", dijo Pelegrina. El jefe de Estado también se refirió a la referencia de Macri sobre que otros sectores deben seguir al campo en la tarea de exportar más. "Es necesario; es un esfuerzo de todos. También pedimos que hagan un esfuerzo para que todos contribuyamos", señaló.

LA NACION.-

Top