El presidente del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados de la Nación, Héctor Recalde, visitó Resistencia para participar en los debates organizados en el marco de la “Semana de la Cultura Peronista” y se refirió a los temas centrales de la coyuntura.

Si bien lamentó la separación del Unidad Ciudadana del Frente Chaco Merece Más en la oferta electoral de cara a las legislativas nacionales del 22 de octubre, entendió que después de los comicios “hay que bregar por la unidad”, ante un Gobierno Nacional al que consideró como “un adversario increíble”.

También trazó una perspectiva del Congreso que se viene y los principales desafíos que afrontará el Parlamento de cara al último tramo del mandato de Mauricio Macri. “Se viene más ajuste y más endeudamiento”, remarcó e insistió que la Administración Central va por la “reforma laboral, previsional e impositiva”.

Recalde valoró una provincia como la de Chaco dedique toda una semana para analizar la historia de peronismo.

“Los antecedentes, las luchas y los programas del peronismo están tienen una vigencia impresionante: si uno relee la Constitución de 1949, se va a dar cuenta rápidamente de la profundidad y el valor de las ideas que se expresaron en ese texto”, consideró.

En ese sentido, aseguró que “las comisiones que van a trabajar a lo largo de toda la semana, lo cual nos da una muy buena perspectiva en esta coyuntura marcada por la contienda electoral del 22 de octubre”.

Unir en la diversidad

El jefe del bloque del FPV en la Cámara Baja, le dedicó asimismo un párrafo al escenario electoral provincial, que tiene la particularidad de que el espacio Unidad Ciudadana

no forma parte de la propuesta electoral del oficialista Frente Chaco Merece Más. “Es una pena que no vayan unidos, porque obviamente sería una fuerza mucho más importante”, consideró y acotó que “hay que estar unidos, más allá de decisiones que éstas: después del 23 de octubre, debemos que pujar por la unida en la diversidad porque tenemos un adversario increíble”.

Poder hegemónico

En ese sentido, Recalde destacó que “el macrismo ha logrado tener una fuerte injerencia el Consejo de la Magistratura, en parte de la Justicia Federal, del consorcio de grupos económicos nacionales y extranjeros que apoyan al Gobierno, y, por su puesto, a los medios hegemónicos”.

“Hoy por hoy, el derecho más vapuleado es el derecho a la información y la comunicación; el Gobierno ha demostrado intenciones de acallar voces y cerrar medios, como lo hizo con Víctor Santamaría, quien sin contar con imputación penal alguna fue perseguido después de que su gremio comprara una parte de un medio que se atrevió a publicar los montos blanqueados por el hermano del presidente y su amigo, que llegaron a unos 1000 millones de pesos”

Resistir en el Congreso

El actual legislador nacional trazó una perspectiva del Congreso que se viene, y los desafíos que tendrá el Parlamento a la hora de frenar los embates de las políticas neoliberales que el Gobierno Nacional desempolvará después de la contienda electoral.

En ese marco, Recalde entendió que los tres ejes serán la reforma laboral, la reforma previsional y la reforma impositiva.

“Esto es lo que se trae entre manos el Gobierno, aunque el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se haya negado a dar información haciendo además una “canchereada” diciendo que ºhay que dejar que la gente elija el 22 de octubre porque sabe lo que haceº”, indicó y sentenció que “lo que se viene es más ajuste y más endeudamiento” y esto está planteado “claramente en el Presupuesto 2018”.

Finalmente, respecto de la reforma laboral, entendió que “para tranquilidad de los compañeros, el Gobierno no está en condiciones de avanzar con una reforma tipo brasileña, ni siquiera como la impuesta en Francia”.

“Sí, va a avanzar tratando de flexibilizar los convenios de trabajo, como ocurrió en Vaca Muerta, donde en definitiva no aumentó la producción ni hubo mejora sustancial pero los trabajadores perdieron seguridad”, analizó y advirtió que “el Gobierno va a aprovechar el estado de necesidad que hay en varias industrias para avanzar con convenios colectivos acordes, y esto nunca es bueno”.

En esa línea Recalde destacó que “el movimiento obrero, cupularmente, no está en condiciones” de tomar el rol protagónico que exigen los tiempos.

Sin embargo, remarcó que “cuando uno recorre las provincias, nota rápidamente que las delegaciones regionales están muy unidas y los trabajadores también, así que esperemos que las cúpulas tomen el mensaje y puedan responder a los retos actuales”.

DIARIO NORTE.-

Top