La provincia del Chaco conmemora el Día Nacional de los Monumentos en el Durmitor, ubicado en Campo Largo. La cita anual de este evento pretende además dar a conocer las riquezas más solemnes que tienen las localidades de esta provincia.

Esta celebración se realizará el 12 y 13 de mayo próximo y concentrará una serie de actividades que revitalizará la puesta en valor del patrimonio tangible e intangible, con una agenda coordinada por la Dirección de Patrimonio a través del Departamento de Patrimonio Material, y el auspicio de la Municipalidad de Campo Largo y la Asociación Yugoeslava del Durmitor. 

La agenda comprenderá la apertura de muestras fotográficas que narran la historia del Durmitor y algunas de las costumbres practicadas por los inmigrantes eslavos que se asentaron en la zona y que heredaron sus descendientes.

También habrá números artísticos con la presencia de colectividades y otras actividades recreativas que el público podrá disfrutar en el horario de 17 a 22 con acceso libre y gratuito.

El Día Nacional de los Monumentos en su segunda edición es una iniciativa de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos del Ministerio de Cultura de la Nación, y se lleva a cabo en todo el país. Participan alrededor de 700 monumentos y edificios históricos en toda la Argentina, Cada uno diseñó una agenda especial para realzar el valor patrimonial y colocarlo.

NUESTRO PATRIMONIO

Si bien, el Durmitor no es un monumento ni provincial ni nacional, se lo eligió a nivel local por su simbolismo en la historia de la provincia. La intención es colocarlo en un lugar de privilegio durante la conmemoración y darlo a conocer en su contexto histórico y cultural en el corazón del sudoeste chaqueño.

En ese sentido no fue casual la elección ya que quisimos poner el centro de atención lejos de la capital, donde también existen importantes referentes patrimoniales y que merecen ser destacados. El Durmitor fue declarado Patrimonio Cultural y Natural del Chaco en el 2017 por la Ley 5872/2007. 

Es un edificio que se ubica en la zona rural de Campo Largo, en plena colonia La Montenegrina, a 30 km aproximadamente del centro urbano. El edificio data de 1927 y alojó en sus inicios a la Sociedad de Beneficiencia Durmitor, en homenaje al pico más alto de la República de Montenegro, que se dedicaba al bien común.

Funcionó como escuela, espacio de enseñanza del idioma serbio-croata-esloveno, centro de reuniones sociales, iglesia, espacio cultural con conciertos de música eslava y obras de teatro, entre otras actividades que concentraban a la comunidad y protagonizadas por los propios inmigrantes europeos y sus descendientes.

Conforma un hito en la expansión demográfica del Chaco de inicios del siglo XX hacia la región suroeste, ligada íntimamente al tendido de la red ferroviaria y el cultivo del algodón.

En ese contexto, Campo Largo se fundó en 1921 mientras que ya había recibido al ferrocarril en 1915, cuando era el pleno auge del cultivo algodonero, forestal y ganadero. La colonia Montenegrina comenzó a concentrarse en la zona a partir de 1918 y se determinó en poco tiempo como una pujante comunidad.

El Durmitor representa en la memoria colectiva un símbolo de aquella pujanza y es recordado como un referente del trabajo y la cultura de la inmigración eslava. Actualmente, representa un vínculo entre las generaciones que valoriza no sólo el patrimonio tangible expresado por el edificio, sino el intangible manifiesto a través de todos los saberes e historias de los pioneros que se investigan y transmiten a través de distintas actividades.

Arquitectónicamente mantiene la tradición funcional inglesa con la europea en general, con una distribución de espacios en U. Conforma una síntesis típica en la arquitectura argentina de inicios de siglo XX.

Por un largo período, el edificio fue abandonado y sumido en el olvido. A través de su rescate con la declaratoria de Patrimonio Cultural y Natural de los chaqueños, se lo recuperó a través de una obra que finalizó en 2013.

La refuncionalización mantuvo el espíritu histórico. Respetó los techos de chapa metálica en varias alturas y múltiples caídas, muros de gran porte, anchos, revocados o de ladrillos a la vista modulados por rebordes que definen las aberturas, como sus características sobresalientes.

El edifico se emplaza en una superficie total de 5 hectáreas, rodeado por un parque en vías de reforestación con árboles típicos del monte chaqueño. Aloja algunos acervos en el exterior que representan las costumbres agrícolas de los inmigrantes, mientras que en el interior se encuentran referencias a los pioneros fundantes de las comunidades cercanas, con fotos, mapas y bibliografía.

Actualmente es administrado por la Sociedad Yugoeslava y su mesa directiva, que articula con el Instituto de Cultura del Chaco y la Municipalidad de Campo Largo.

DIARIO NORTE.-

Top