Sin querer, el Gobernador admitió que los ingresos están creciendo. Aunque sigue hablando de crisis, en el último año la coparticipación subió más del 37 por ciento y los salarios sólo el 10.

El gobernador Domingo Peppo admitió indirectamente su satisfacción por el volumen de los fondos de coparticipación recibidos por la Provincia correspondientes a agosto.

El Gobernador consideró fundamental este flujo de fondos para capear el contexto de crisis que atraviesa no sólo el Chaco y, consecuentemente, sus municipios, sino todo el país.

Y mirando a los intendentes, en una entrevista radial, remarcó: “La coparticipación vino muy bien para los municipios este mes”, una deducción natural, teniendo en cuenta que los coeficientes de distribución entre la Nación y las Provincias y estas y sus municipios son proporcionales.

En números: en agosto el Chaco recibió 4.367,9 millones de pesos, 37,54 por ciento más que en agosto de 2017, una cifra superior no sólo en términos nominales, sino reales, tomando en cuenta que la inflación de los 12 meses anteriores fue del 28,7 por ciento.

A esto se suman 53,8 millones del Fondo Federal Solidario y 166,7 millones de pesos en compensación por el pacto fiscal.

Hasta ahora, mientras la oposición aseguraba que la balanza entre los egresos y los ingresos por coparticipación se inclinaba a favor de la Provincia, Peppo y sus funcionarios denunciaban el ajuste impuesto por el gobierno de Macri.

La falta de recursos es la respuesta del Gobernador a los reclamos de recomposición salarial de todos los sectores de trabajadores estatales que no se conforman con el 10 por ciento en tres cuotas y concatenan medidas de fuerza en sectores claves como Educación, Salud y la propia Administración Central.

Contra esto, la Nación divulgó la evolución de las transferencias a las Provincias, una información que no sólo contradice la versión del oficialismo local, sino que el propio Domingo Peppo suscribe al celebrar que “la coparticipación viene muy bien”.

HDP NOTICIAS.-

Top