El sueño de Independiente quedó trunco en la definición por penales. Con diez hombres desde la primera etapa por la expulsión de Amorebieta, sostuvo el 0-0 (la parda había sido 1-1 en la ida) gracias al orden y la solidaridad de sus hombres y a las atajadas de Martín Campaña. Sin embargo, Marcelo Grohe, el portero del conjunto de Porto Alegre, atajó el penal decisivo ante el posadeño Martín Benítez y el festejo quedó para los locales.

A Independiente se le escapó la Recopa Sudamericana en los penales. En Porto Alegre, Gremio se impuso por 5-4 tras igualar 0-0 en 120 minutos de juego y dejó con las manos vacías al equipo de Ariel Holan, que igualmente cayó de pie tras haber jugado con un hombre menos desde los 40 minutos del primer tiempo.

El Rojo viajó el sur de Brasil en busca de una revancha con todas las letras. Porque en la ida sufrió una rápida expulsión y no pudo desplegar lo que acostumbra. El empate tuvo un sabor agridulce.

Pero en Porto Alegre, por lo menos en el comienzo, Gremio le impidió jugar, robándole la pelota. Los brasileños presionaron rápido en el arranque y encontraron en Everton al hombre para romper con la defensa rival. Fue el propio delantero del equipo local el que iba a tener la primera clara. Fue antes de los diez, con un remate tras eludir al arquero, que Fernando Amorebieta desvió en la línea.

Logró Independiente sacar de su área al Gremio y lo llevó a pelear a la mitad de la cancha. Hasta que una vez más el VAR le jugó en contra al Rojo. A los 40, Amorebieta dejó la pierna arriba en un despeje y raspó con los tapones a Luan a la altura de las costillas. Luego de un par de minutos de reclamos, el árbitro Enrique Cáceres pidió ver la jugada y le mostró la roja al venezolano.

En la ida, el Rojo perdió, también por el sistema de video arbitraje a Emanuel Gigliotti cuando se jugaba el primer tiempo.

Gremio perdió la frescura en el segundo tiempo, pero tuvo las chances para ganarlo. En todas respondió muy bien Martín Campaña y por él la definición se fue al alargue. Independiente se replegó y aguantó lo que pudo.

En la primera etapa del alargue se vio algo similar a lo del segundo tiempo regular. El Rojo se tiró atrás para aguantar y Gremio, con poca nafta, fue la por la victoria. Y tuvieron una chance cada uno para convertir: Jael estrelló un cabezazo en el travesaño y Silvio Romero estuvo a un centímetro de empujar un centro de Martín Benítez.

Campaña volvió a salvar al Rojo, esta vez en el comienzo de la segunda mitad suplementaria. El arquero se esforzó y sacó un tiro libre de Jael que se desvió en un defensor.

Y en los penales, el uruguayo no pudo completar la faena. Gremio no falló desde los doce pasos, Martín Benítez reventó su remate en el travesaño y la copa se quedó en Brasil. El Rojo, con 19 títulos internacionales y el orgullo de haber llegado de manera heroica a una definición muy cerrada.

NOTICIAS DEL 6.-

Top