El DT busca revancha y la AFA pretende que se vaya ahora, pero debería resarcirlo en 20 millones. Simeone, Pochettino, Gallardo en la lista de candidatos.

El Mundial ya se acabó para Argentina, pero ahora empezó otro partido. Es el que definirá el futuro de la Selección. Aquí, en la paz de esta Bronnitsy que ya vio partir a Lionel Messi, Javier Mascherano y más de medio plantel, nace una pulseada entre Claudio Tapia y Jorge Sampaoli, entre una AFA que desea cambiar de técnico y un entrenador que sueña con una revancha. Mientras, el sucesor todavía no está claro.

“Hay que cambiar de aire”, coincide la mayoría de los dirigentes de la AFA. El desencanto con Sampaoli a todos invade. La dificultad que exhibió para armar un equipo, la inestabilidad, la pérdida de autoridad y algunas desprolijidades le recortan el crédito al casildense.

Sampaoli siente en las primeras horas posteriores a la dura eliminación contra Francia lo mismo que declaró en la conferencia de prensa. Tiene ganas de continuar, de conformar una Selección a su gusto, a su manera, ya sin tantos condicionamientos por los anuncios de adiós a la celeste y blanca de un par de referentes pesados, como Javier Mascherano y Lucas Biglia. Al cabo, la renovación que tanto soñaba.

De los jugadores Sampaoli “se despidió bien”, deslizaron desde la intimidad de la Selección. Tuvo una charla con Lionel Messi que calificaron como “noble, como siempre. El 10 siempre se portó perfecto con este cuerpo técnico. Fue al único entrenador que recibió en su casa. Fue muy respetuoso”.

Un ítem actúa, en principio, como máximo obstáculo para uno y como sostén inicial para otro: la cláusula de rescisión de todo el cuerpo técnico. Sería de unos 20 millones de dólares, suma que bajará si se aplica luego de la Copa América 2019. Por eso, aunque son los menos, existen algunos dirigentes piensan que si Sampaoli no renuncia lo mejor sería dejarlo seguir un año más, hasta el final de esa competencia en Brasil. Ahí ver y evaluar.

Como creen que le dieron todas las comodidades posible para desarrollar su trabajo y como un despido a la AFA le costaría una fortuna, Tapia y compañía esperan un gesto de Sampaoli: que se vaya luego del muy flojo año recorrido como DT de la Selección. La estrategia del presidente, según parece, es desgastarlo.

Por eso ahora Tapia hace silencio. Optó por la mesura y la reflexión. Nada de apurarse. Hubo cordialidad en los minutos que compartieron en la intimidad de la concentración. Charlaron un rato, pero nada vinculado con el futuro, ni en tono formal ni tampoco informal, como se rumoreó durante el domingo ruso, inclusive a la medianoche hasta con versiones de renuncia, mientras Sampaoli miraba Croacia y Dinamarca. La mezcla perfecta del mundo real con el virtual.

La idea de Tapia es sostener el proyecto que recién arranca en los Juveniles, pero cambiando al técnico de la Mayor. Más allá del primer inconveniente, el económico, existen otros dos problemas.

No será fácil la elección del sucesor de Sampaoli. En la ruleta de la Selección, juegan varios técnicos. Diego Simeone es el que más le gusta a Tapia, pero ya el Cholo dijo varias veces que no es su momento. Le gustaría iniciar una etapa nueva de verdad. Y si Lionel Messi sigue… Otro que convence es Mauricio Pochettino, quien ya le había entregado una negativa a Tapia y que poco antes del Mundial renovó con el Tottenham. Mientras que Marcelo Gallardo en el arranque de este 2018 estiró su vínculo con River. Nadie además imagina a Tapia quitándole el DT a Rodolfo D’Onofrio. Sería otro chispazo en una relación que justamente no es fluida. ¿Será el marco ideal para Ricardo Gareca, de gran campaña con Perú?

El segundo dilema a considerar para elegir al eventual reemplazante de Sampaoli involucra a Messi. Depende de la continuidad o no de Leo en la Selección. Si sigue seguro lo consultarán sabiendo que su presencia con la celeste y blanca representa un factor económico trascendental, sumado a la obvia influencia deportiva. ¿Qué opinará Leo, quien esta vez voló en silencio y sin dar indicios de cuál será su postura de ahora en más con la Selección?

El próximo gran objetivo de la Selección, más allá de un par de amistosos en octubre, será la Copa América que se celebrará entre el 14 de junio y el 7 de julio de 2019 en Brasil. Si ocurriera el milagro y siguiera Sampaoli, para esa competición debería buscar a un nuevo ayudante de campo porque Sebastián Beccacece estará al frente del Sub 20 que moldea junto a Nicolás Diez y que jugará el Mundial de Corea entre el 20 de mayo y el 11 de junio de 2019, por supuesto si obtiene la clasificación en el Sudamericano de Chile a disputarse entre el 20 de enero y el 15 de febrero… Eso ya lo habían pactado en el inicio del ciclo.

Además, muy pronto, entre el 28 de julio y el 8 de agosto, se desarrollará el tradicional torneo Sub 20 de L’Alcúdia en Valencia. Eso sí, alrededor de Beccacece existe otra incógnita: hubo cortocircuitos en el Mundial con Sampaoli. Hasta discutieron delante de los jugadores. Se sabe que ambos son muy impulsivos. ¿Habrá espacio para continuar la relación? Se verá. La cuestión de fondo es el partido que Tapia y Sampaoli ya empezaron a jugar por ahora con silencios y con deseos absolutamente opuestos.

clarin.com.-

Top