El gobierno de Donald Trump dio marcha atrás con otra política que había marcado el mandato de su antecesor, Barack Obama, y eliminó la norma interna del Departamento de Justicia que "recomendaba" a los fiscales federales no interferir con los procesos de legalización de la marihuana en varios estados y no procesar casos por tenencia o consumo personal.

A sólo tres días de que California se sumara a la lista de estados que legalizaron el uso recreativo de marihuana en los últimos años -Alaska, Colorado, Nevada, Oregón y Washington. parcialmente Maine y pronto Massachusetts-, el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció que el gobierno federal volvió a "recomendar" a los fiscales federales "hacer cumplir las leyes".

"Es la misión del Departamento hacer cumplir las leyes, mientras las directrices previas minaban este cumplimiento y la capacidad de nuestros compañeros locales y estatales de ejecutar su misión de hacer cumplir la ley", afirmó en un comunicado Sessions, un ferviente defensor de la prohibición de la marihuana, sin excepciones, según la agencia de noticias EFE.

EE.UU | Donald Trump pretende interferir en poltica estatal sobre marihuana pic.twitter.com/lXt7XlMR7J

Noticiero Hechos (@NoticieroHechos) 4 de enero de 2018

En 2013, el entonces fiscal general de Obama, Eric Holder, había emitido un memo interno que, sin quitarla de la lista de substancias prohibidas a nivel federal, había recomendado "utilizar los limitados recursos de investigación e instrucción para enfrentar las amenazas más importantes de la manera más efectiva, coherente y racional".


Top