La aeronave transportaba a funcionarios que debían evaluar daños tras un sismo y se cayó poco antes de aterrizar.

Al menos 13 personas murieron en México, incluyendo tres niños, luego de que un helicóptero militar se precipitara a tierra en la noche del viernes mientras su tripulación evaluaba los daños de un terremoto en el sur del país, dijeron ayer autoridades.

La aeronave, que transportaba al secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, y al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, perdió el control a punto de aterrizar y se estrelló sobre dos furgonetas que aguardaban en un descampado en la ciudad sureña de Santiago Jamiltepec. Navarrete y Murat resultaron ilesos.

Al menos 13 personas que se encontraban en tierra, incluidas dos niñas y un niño, perdieron la vida. Uno de los heridos de gravedad murió más tarde en un hospital cercano. El siniestro dejó a otros 15 heridos, dijo la Fiscalía General de Oaxaca en un comunicado. La tripulación del helicóptero no sufrió daños.

"El gobernador venía a ayudar, pero ¿cuál es la ayuda que recibimos?. ¿Esta es la ayuda?", dijo Eduardo Juárez, familiar de una de las víctimas en Santiago Jamiltepec, una pequeña localidad poblada en su mayoría por grupos indígenas.

Según testigos, el pueblo se encontraba sin luz al momento del accidente y la polvareda que levantó el helicóptero habría dificultado la visibilidad del piloto. El secretario de Defensa, Salvador Cienfuegos, confirmó ayer la hipótesis y ofreció todo su apoyo a los familiares de las víctimas.

El helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana cayó poco antes de aterrizar en una zona donde había varios vehículos. El ministro y el gobernador viajaban a la localidad Jamiltepec para hacer una evaluación de los daños causados por el sismo de magnitud 7,2 que sacudió este viernes el centro y sur de México. La aeronave, que trasladaba a autoridades, personal militar y de protección civil, se precipitó a tierra en una zona en la que había varios vehículos contra los cuales impactó, según relató la noche del viernes el propio secretario de Gobernación.

Autoridades del estado de Oaxaca y funcionarios federales llegaron al lugar del incidente para proceder al levantamiento e identificación de las víctimas, añadió. El secretario de Gobernación lamentó en su cuenta de Twitter la muerte de las personas. "Realizábamos un sobrevuelo en Pinotepa Nacional", apuntó. Navarrete viajó a Oaxaca después del terremoto del viernes -cuyo epicentro se localizó cerca a Pinotepa Nacional-, para hacer una evaluación de los daños. El sismo de magnitud 7,2 no dejó víctimas mortales, pero sí daños menores en varias comunidades de este estado del sur de México.

México evalúa la gravedad de los daños dejados por el terremoto del pasado viernes a medida que la ayuda fluye a las zonas afectadas en el centro y sur del país, donde hubo dos heridos, 200 casas afectadas y 1,3 millones de personas sufrieron cortes temporales de servicio eléctrico.

Alrededor de 4.800 marinos y militares, con helicópteros y aviones, fueron desplegaron en las entidades que más resintieron el terremoto de magnitud 7,2 del viernes como parte de la respuesta desplegada por las autoridades ante la emergencia.

Al actualizar los datos de las afectaciones del terremoto, el Comité Nacional de Emergencia confirmó que unas 200 casas resultaron dañadas en cinco municipios de Oaxaca, que fueron los que más resintieron los daños.

Las autoridades precisaron que las dos personas lesionadas en Pinotepa Nacional son hasta ahora los únicos casos registrados en relación al movimiento telúrico, sin que por el momento se informe de más heridos en otras partes del país. Efe

Top